Fátima y Lorena

mariela2

No sé cuándo empezaron a ser las mejores amigas, creo que lo preveían desde antes de conocerse. Fue la primera persona que la vio, además de las pocas personas que teníamos permiso y necesidad de estar ahí.

Sí, desde que entró a la sala de expulsión, a unos minutos de haber nacido, desde ese instante en que mi mamá y María se vieron por primera vez, se hicieron las mejores amigas. De verdad, no es cursilería barata ni sueños guajiros. Sólo que no lo sabíamos aún. Poco a poco en estos cinco años, ellas han encontrado una forma de relacionarse, que va más allá de la de abuela-nieta.

Lo empecé a sospechar aquel día en que tuve que ir a Conciliación y arbitraje, pues el periódico en el que trabajaba había cerrado e iba a cobrar mi liquidación correspondiente. María tenía apenas un mes, yo la amamantaba de manera exclusiva, nunca había siquiera intentado darle una mamila, y en 30 días (más las 40 semanas que estuvo dentro de mi panza) no nos habíamos separado más de una hora. La dejé con mi mamá y una mamilita de 4 onzas con mi leche. Pasaron siete horas antes de que yo pudiera regresar; la bebé no tomó ni una gota de leche, ni con biberón, ni con cuchara, ni con gotero. Ellas bailaron durante todo este tiempo “No rompas más”; a su modo, sin mí, empezaron a ser amigas.

Cada día de estos años se ha consolidado su amistad. Desde antes de que María aprendiera a hablar, encontraron siempre la forma de comunicarse. Un día vieron en la tele una caricatura en la que un ratón le quita una espina enterrada en la pata de un tigre. Pasaron los siguientes meses, hasta que mi hija empezó a hablar, contándose esa historia con señas la una a la otra. Era increíble verlas.

Siempre es increíble verlas. No importa que se lleven…(si les digo cuántos años se llevan, mi mamá me mata y me deshereda), pero en verdad no importa, cuando ellas están en modo de jugar, de ser amigas, sólo son Fátima y Lorena, y seguro tienen la mismita edad. María inventó los nombres hace como dos años, y siguen usándolos todavía. Pero sólo cuando son amigas, porque a veces son hermanas…y yo soy la mamá de ambas. Otras, María es la miss (o la bailarina, la mamá, la doctora, la cantante) y la abuela es la alumna (o la ayudante, el público, la hija, la enferma).

Esas son María y Paquita, Fátima y Lorena, dos personas que se aman muchísimo, y que pueden jugar por horas. Y estoy segura de que conforme mi chamaquita vaya creciendo, van a ir adaptando su relación, platicarán sus asuntos, sus alegrías, sus tristezas y sus experiencias. Lo sé porque las veo juntas y hay magia en la forma en que se comunican, lo sé porque es clarísimo. Y lo sé porque María no es la primera mejor amiga de mi mamá, antes de ella llegaron cinco nietos, que ahora son adolescentes, y que en los 22, 21, 20 y 17 (x2) años que han transcurrido, la abuela ha sido su gran amiga.

Qué suertudos nietos y qué suertudotes nosotros, los papás de Marco, Mariano, Sofía, Renata, Isabela y María, de que tengan a su lado a esta mejor amiga/abuela, que así nomás, es la mejor.

Foto Mariela

IMG_1998
Las mejores amigas

No Comments Yet
  1. Esta genial la foto de las lenguas. Aquí igual disfrutan mucho a la abuela que les cumple cualquier capricho. Qué bendiciones estas mejores amigas!!!

  2. Así pasa con Ana y mi mamá. Cuando salgo de viaje, no hay nadie más en quien pueda confiar plenamente para cuidar de Ana, y a ellas les encanta. Cada que viene la abuela, son días de risa, aprendizaje, comida deliciosa… nunca pelean (peleamos más Ana y yo, o mi mamá y yo, jaja). Es una relación del tipo ideal, amo verlas juntas.
    Qué suerte, Mariela, que todavía tengamos la dicha de contar con nuestras madres. Un abrazo.

  3. Que bien escribes Mariela y que lindo tu texto. Si mi Mamá lo leyera lloraría, creo que exactamente esa relación tiene ella con mi hijo desde que nació, a mi hasta celos me dan, jajaja no, de verdad no, me encanta verlos juntos y ver esa complicidad unica que tienen , como tu Mamá y Maria. Que padre. Un beso

  4. Desde que tengo hija/os no sabes las ganas que tengo de ser abuela. Ver la manera en que se disfruta esa relación abuelos-nietos es una chulada. De verdad, somos afortunadas quienes podemos apreciar algo así.si
    Para cerrar te repito lo que me ha dicho mi papá hace tiempo: “uno no sabe qué tan buen papá o mamá fue si no hasta que ve a sus nietos y comprueba que supo criar buenos padres”. Así que siénte tranquila, haz cumplido tu misión como hija 😉
    Sandra

  5. Es increíble todo lo que he podido aprender de mis seis nietos, llevo 22 años disfrutando de su compañía, me he podido ganar su confianza y ellos tienen toda la mía, son mis confidentes.
    Jugar con María es una fiesta, me fascina cada momento con su maravillosa imaginación , es divertida , alegre, creativa, yo soy y ella lo tiene clarísimo, su esclava, durante los juegos las jerarquías desaparecen yo soy Fátima

Leave a Reply

Your email address will not be published.