La bonita costumbre de viajar

julieta3

Acabo de regresar de un viaje de fin de semana muy especial. Mi hermano nos invitó, a mi hermana y a mí, a festejar nuestros cumpleaños juntos. Nunca habíamos viajado los tres solos, a pesar de que somos totalmente diferentes, nos la pasamos increíble.

Siempre hemos sido muy cercanos pero por cosas del destino, vivimos mucho tiempo separados. Primero nos fuimos mi hermana y yo con mis papás y mi hermano se quedó en el DF. Luego yo me fui sola, después mi hermana se fue y yo me fui con mi hermano. Siempre fue un ir y venir de todos; en ese tiempo nos perdimos mucho la pista. Sí sabíamos qué hacían los otros pero no tan a detalle, porque no teníamos tanto acceso a internet como para mandarnos mails tan seguido.

Hasta hace poco volvimos a vivir los tres en la misma ciudad pero ya con familias propias. Nos vemos muy seguido pero nunca solos, siempre con esposos, abuelos y los hijos que pocas veces nos dejan hilar una conversación de más de tres frases.

En este viaje, aunque no lo crean, nos conocimos un poco más. Sí, a los 38, 36 y 35 que tenemos, nos pusimos al día con los huecos que teníamos perdidos. Nos enteramos de cosas que no teníamos idea que habían pasado, nos carcajeamos, nos burlamos un poco los unos de los otros como en los viejos tiempos (si no, no seríamos hermanos).

A mi hermano le encanta viajar y lo hace muy bien, así que nos llevó a lugares deliciosos, caminatas increíbles y muy buenas compras. Nos consintió como a nadie; se lo agradezco infinitamente.

De aquí en adelante vamos a tratar de que esta sea nuestra tradición. Tal vez no siempre en los cumpleaños pero trataremos de hacerlo más seguido. A donde sea y cuando sea.

Foto Ju

No Comments Yet
  1. No sé por qué, pero me hizo llorar tu texto, supongo que proyecté a mis tres hijos. Ojalá sí, cada año, puedan viajar ustedes solos. Felicidades, por cierto! jajaja

Leave a Reply

Your email address will not be published.