Plop, plop y recontraplop

olsi01

Yo no me voy de hocico, yo me voy de espaldas, sí, así como Condorito ¡Plop! Y a veces no es suficiente una vez, entonces te vas dos y tres, plop y recontraplop.

Una de las cosas que me hace irme más de espaldas es cuando la gente que conozco bien, que alguna vez en la vida tuvimos una amistad y por las circunstancias que vivíamos nos llevamos mucho en ese momento y fueron muy cercanas, tengan el cinismo de hablar muy de vez en cuando y sólo cuando necesitan algo. Yo no digo que no hablen para pedir un favor o ayuda –para eso son los amigos–, lo que no me gusta es que no hablen algún día para saludar.

Yo considero que he hecho muy buenas amistades por los lugares que he pasado, desde escuelas y trabajos hasta cualquier otro medio. Hasta ahora casi me llevo con toda esa gente que he podido conocer y siempre trato de estar al pendiente, buscando y organizando alguna oportunidad para verlos, si a alguien no veo es porque de plano ya he hecho todo lo posible y no se ha dado la alineación de astros, estrellas y cosmos #ustedessabenquienesson 😉

Pero de plano lo que sí me hace irme de espaldas más, es cuando un conocido, que ni siquiera me llevé con él, y hasta habló mal de mi, también me busca para pedirme algo; bueno, luego son favores que ni el mismísimo presidente de la república podría hacer. Ese descaro sí es para dar un plop con mortal y triple grado de dificultad. Y lo peor es que cuando hablan y piden el favor, uno que es tan decente, todavía le da pena negarlo.

En fin, que así son las cosas de la vida, hay que aprender a vivir con ellas y tomarlas con filosofía porque siempre nos vamos a topar con ellas, y el plop va a ser inevitable.

No Comments Yet
  1. Chica, me siento igual con algunas personas. Lo próximo es, en mi caso, aprender a decir “NO” de frente y sin rodeos. Un besote.

Leave a Reply

Your email address will not be published.