Desde afuera

julietabuena-2

Algo que está cañón y que todos aplicamos todos los días son los juicios. Por todo y a todos, se nos hace muy fácil juzgar desde afuera lo que no deberíamos, ya que no sabemos ni las circunstancias ni el porqué de las cosas.

Desde el típico: “Las fodongas que van en pants a dejar a sus hijos a la escuela” cuando no sabemos si esa “fodonga” de ahí se va a correr o tiene un bebé que la mantuvo despierta toda la noche o un enfermo que cuidar. Así pasamos el día, emitiendo juicios que en primera ni nos deberían de importar y en segunda, no estamos en posición de hacerlos.

Me sorprende mucho lo pendientes que estamos de la demás gente dejando a un lado lo que verdaderamente nos debería de importar que somos nosotros, nuestras vidas y cómo mejorarlas.

Me impresiona el tiempo que dedicamos a pensar en los demás y en si nosotros fuéramos alguien más, qué haríamos. Muchas veces aplicamos: “Yo en su lugar hubiera hecho…” y la verdad es que no sabemos. Si no sabemos cómo vamos a reaccionar en cosas que pasan en nuestra propia vida, ¡menos con la vida de los demás!

Últimamente he sentido, y seguro es porque estoy involucrada en el ambiente, que las mujeres y más las mamás, estamos metidas en un círculo de juzgadera impresionante: que si tienes hijos, que si no, que si tienes uno, que si cuatro. Que si les das pecho, que si seis meses, que si la escuela, que si bajaste el peso del embarazo, que si trabajas ¡¡ay, ya!!

De verdad es horrible. Ojalá el tiempo que invertimos pensando en la demás gente y en lo que nosotros haríamos, nos pusiéramos a pensar en nosotros y en cómo mejorar. Por nuestro bien y ahí de cuates ¿no?

No Comments Yet
  1. Tienes mucha razón gordita , te mando muchos besos y espero verlos pronto . Besos a los niños y un abrazo a Jordy.

  2. Sacaré mi lado mocho: “el que esté libre de pecado…”

    Sí, muchas veces dejamos de hacer las cosas más básicas en lo que baboseamos juzgando a los demás. Desperdiciamos tiempo.

  3. Generalmente el juicio de alguna manera nos proyecta hay que tomar conciencia, además somos “un yo y mi circunstancia”, emitir juicios de valor habla de personas inmaduras, simples y a las que las experiencias no les han servido de nada. No haber vivido situaciones difíciles, tristes o dramáticas no implica que no se pueda comprender y tener empatía por. quién las ha padecido.
    Me gustó tu artículo y como lo enfocas, gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published.