Hecho en México

pambuena

Cada vez más tengo la sensación de que en México alabamos y añoramos la vida que tienen en otros países. Siento que pasamos demasiado tiempo comparando todo lo malo de México contra lo bueno del resto del mundo.

El deporte favorito nacional es decir: “Pobre país” o “Por eso en México no avanzamos” y sí, hay mil cosas que están mal, que son ilegales, que hay que cambiar, ni las niego ni las hago menos, pero pareciera que en la queja llevamos la justificación para no sentirnos obligados a hacer algo para que este país mejore.

Últimamente se han adoptado celebraciones de otros países, (cosa que ni me parece mal ni me parece bien) como la del día de san Patricio, y nos vestimos de verde, nos pintamos tréboles y todo lo que tenga que ver con esa celebración de origen irlandés, pero no veo fotos ni hashtags ni nada parecido que tenga un origen indígena a pesar de que en México existen decenas de etnias originarias de este territorio.

Sin embargo, en Irlanda llevan siglos festejando ese día, portando la vestimenta original, una especie de falda, tocando la gaita y sintiéndose muy orgullosos de su origen. En tanto, no veo ningún mexicano haciendo lo propio con tradiciones ancestrales prehispánicas. Sí, tenemos el 15 de septiembre, fecha que es usada para ponerse una playera verde y beber hasta el ahogo, pero nadie se viste de China poblana, Adelita o Zandunga so pena de parecer ridículas o peor ¡no vaya a ser que nos confundan con indias!

Nos hemos vuelto fanáticos de las marcas de afuera, mientras que los productos nacionales son vistos como de mala calidad. Por ejemplo, cuando van al súper ¿saben de qué país es lo que compran? En cuestión de arroz, frijol o lentejas, la mayoría de las marcas usan productos de centro y suramérica. Los enlatados, algunos vienen de oriente, otros de Asia y así nos vamos.

Ya sea en los supermercados o en los tianguis, buena parte de la fruta que compramos viene de Chile, como las manzanas, peras, ciruelas, o de Canadá o de Estados Unidos. ¿Entienden mi punto?

La moda no se queda atrás, hay muchísimo talento fashion mexicano, pero más allá de esa ropa especial para ocasiones únicas, cada vez hay más marcas de chavas y chavos mexicanos que tienen una calidad a la altura de cualquier tienda de franquicia y a veces con muchos mejores precios.

Seamos honestas, la ropa que nos deslumbra en los aparadores es hecha en maquinadoras asiáticas, los tenis esos bonitos de colores chillones, igual. Aunque la marca sea estadounidense o europea, el producto que compramos no tiene la calidad de productos hechos en masa. Hace unos años fui a cubrir un evento político y al entrar estaba una chica de Holanda con el mismito traje sastre rojo tan bonito que yo también traía puesto, el mismo. O sea que tampoco es que seamos tan originales comprando ropa de tienda famosa española.

Creo que ejemplos sobran, que no se me mal interprete, no se trata de restringir o prohibir, y por supuesto que a mí también se me antojan bolsas, zapatos y ropa de marcas no mexicanas, mi punto es cuánto consumimos lo de afuera y cuánto lo de casa. Gracias a la tecnología podemos encontrar en internet muchos productos nacionales que sin tanto esfuerzo podemos adquirir, incluso, con envío a domicilio.

Yo, por lo pronto, cada que necesito arroz, lentejas o frijol, me fijo en el lugar de origen, quizás la bolsa no sea la más brillante ni la marca la más anunciada, pero sé que estoy poniendo un granito de arena en lugar de quejarme porque el gobierno hace o no hace algo por el campo mexicano.

En el mercado prefiero comprar la manzana mexicana, no es la más brillante ni la más grande, pero sabe igual de rica.

No se trata de nacionalismo barato, lo de afuera es bonito, pero lo hecho en México vale la pena, y nosotr@s lo valemos más.

No Comments Yet
  1. Me parece interesante la reflexión a la que invitas, sin embargo me parece que debes matizar tus afirmaciones como “nadie viste de china poblana” porque en nuestro país si existimos gente que portamos con orgullo las prendas típicas de nuestro. No seremos mayoría pero existimos y al no reconocerlo caes en lo mismo que criticas hablar sólo de lo malo.

    1. Hola Yolanda. Yo sé que sí hay gente que porta con orgullo las vestimentas, mi punto es que no sucede en masa, por eso lo comparé con la festividad irlandesa, porque ahí sí que miles salen con sus trajes típicos, pero aquí ni el 15 de septiembre s ellos ponen. Durante muchos años fui bailarina de folclor mediano, conozco y amo los vestidos típicos. Me encantaría que miles salieran con ellos a la calle y con orgullo como tú. Gracias por leer!

  2. Coincido completamente, en especial cuando mencionas que le queremos ver siempre lo mejor a lo foráneo.

    Mira, en 2004 visité Argentina, un país que siempre hemos considerado y tachado de “mamón” y lleno de pelotudos mamones. Pues resulta que todo es muy diferente a los argentinetes “condesos”… porque allá, fueran bonaerenses o patagónicos, se expresaron de México como casi nungún mexicano lo hace. Había profunda admiración, respeto hacia nosotros, coplas por el nivel de vida (imagínate), por la estabilidad a pesar de la violencia, por la economía, en fin. Muchos de los chavos añoraban venir y trabajar acá, derivado de lo jodidos que estaban en aquel tiempo y que hoy podríamos decir que aún están por la mentira del tipo de cambio y demás.

    Buen post.

    1. Exacto Luis! ese es el punto que cuando vas a otros países, la gente que ha venido habla maravillas en general! Y uno aquí diciendo “pobre méxico”. Gracias por leer!

  3. MIra no es nacionalista o no … la verdad es que la mayoría! del producto extranjero tiene mayor calidad e igual o menor precio. Estaría loca de comprar un producto malo , sucio o sin control de sanidad o calidad por que es Mexicano…

    1. Creo que eso ha ido cambiando, hay muchas cosas que son de muy buena calidad y son hechas por mexicanos, zapatos, ropa, bolsas y por supuesto comida. Gracias por leer.

  4. Coincido en la mayoría y te comprendo, en muchos aspectos nos dejamos deslumbrar por las marcas y su origen, en casa hemos tratado de mantener un equilibrio, compro en US lo que no encuentro acá o tiene mejor precio por calidad superior, pero trato de comprar todo acá lo más nacional posible, vamos a mercados locales donde los proveedores son fabricantes de la región.
    Creo que todos podemos poner un granito de arena investigando y leyendo etiquetas, no se trata de comprar mugrero, se trata de pagar por el valor de las cosas, yo te aseguro que muchos le sacan la vuelta a lo nacional por el precio cuando es de calidad pero pagan sin pensar en dólares o euros sin ver la calidad del producto sólo por ser extranjero.
    Y lo digo porq me ha tocado verlo de cerca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.