Hacer tu chamba

olsibuena2

Algo que no soporto en este país es que nadie hace bien su chamba. Muchas veces me pregunto: “¿Y cómo tiene trabajo si no tiene idea de lo que debe hacer, no sabe, no le interesa y no quiere aprender? Y me lo pregunté mil veces esos dos años que no tuve trabajo, y que por más que buscaba no encontraba nada decente.

Y todo esto viene desde el Reclutamiento y selección que según ellos, #ensusmentes, buscan al talento ideal para una vacante, que ellos mismos no tiene idea de cómo se busca, por lo tanto piden algo, buscan otra cosa y al final contratan al que Dios les dio a entender… Esto pasa en las grandes empresas donde se supone que tienen toda una infraestructura, que más bien debe ser una tipo “infraes-infras-infrestrukchur” (Peña Nieto dixit), para hacerlo bien, pero en realidad no dan una en su atracción y menos retención de talento.

Imagínate que hablas al banco de la felicidad (el nombre fue cambiado por razones de seguridad) y preguntas sobre un cheque que depositaste el día anterior y te dicen: “Uy no, señora, eso tarda 10 días o más para que nosotros sepamos si pasó el cheque o no…” Y bueno, eso todavía, porque se supone que son cosas de seguridad, pero si eso pasa en los grandes bancos que manejan millones de pesos, se entiende cómo les pueden hacer fraudes billonarios y nadie supo dónde quedó la bolita, y menos el dinero.

Yo con el banco de la felicidad me he peleado mucho porque nunca me resuelven nada, y cuando al final me pongo seria (como diría mi madre) para ver si te hacen caso, qué impotencia he sentido cuando lo único que repiten es: “¿Le puedo ayudar en algo más?”; les sigo casi mentando la madre y ellos siguen contestando, como robots y disco rayado, lo mismo.

Lo que más me puede sacar de mi centro (el cual nunca pierdo, es muy raro) es cuando le pregunto a los que cuidan un changarro algo que deberían saber y contestan: “Desconozco”, “No sé”, “Quién sabe” Poooossss… entonces yo pregunto: ¿Y cómo quién me podría informar, la señorita del súper de aquí al lado o quién?

En fin, creo que esa actitud es lo que hace que el país no avance, que la gente no hace su chamba, ni el mínimo que tienen que hacer, no les interesa aprender y mejorar y lo peor es que muchas veces se quedan en esos trabajos de colchoneros, diría un maestro mío, o sea que no salen de su zona de confort y además se los permiten.

Y tu, ¿haces bien tu chamba?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.