Siempre creí

julietabuena-2

Siempre creí (hasta hace como seis meses) que mi trabajo era complacer, caerle bien y hacer feliz a la gente; nunca decirle que no a nadie. Por gente me refiero a mis papás, familia, amigos, novios, maestros y cualquier desconocido que se me pusiera enfrente. Creía que haciendo feliz a la gente que tenía alrededor, era automáticamente aceptada y me daba un sentido de pertenencia. Y según yo, eso me hacía feliz a mí.

Alguna vez oí un concepto con el que me sentí muy identificada que se llama The good guy contract. Lo tradujeron algo así como Los eternos complacientes. Les dejo el podcast por si les interesa.

Es súper difícil y estresante pertenecer al grupo de los eternos complacientes. En primera, porque nunca lo vas a lograr. NUNCA. Ya sé que quedó claro que nunca digas nunca pero, en este caso, es muy difícil quedar bien con todo el mundo. Invariablemente le vas a fallar a alguien, y por lo general, es a la gente más cercana o a la que más quieres porque es a la que más confianza le tienes para decirle que no. En segunda, porque tratando de quedar bien con alguien, es muy probable que quedes mal con otra persona. Así que por ahí, tampoco funciona. Y en tercer lugar, ni da pertenencia ni aceptación porque no eres ni de aquí ni de allá. Para quedar bien con la mayoría, es muy difícil definirte por un lado o por el otro, acabas a la mitad.

Yo no sé si es el cansancio, la edad o la madurez, pero ya me dio y ya me di flojera. No les estoy diciendo que ya cambié, que me vale gorro, pero sí me empieza a importar un poco menos lo que piensen los demás de mí. Ya entendí que la única que tiene que estar satisfecha con su vida soy yo, que si algo no me gusta lo voy a cambiar y si algo me hace falta, lo voy a buscar.

El mejor cumplido que me han hecho en la vida fue hace poco, me lo dijo una señora: “Te ves feliz”. Y no fue ni el día de mi boda, graduación o nacimiento de algún hijo, así que vale doble.

Ahora, mi trabajo de todos los días será verme así de feliz.

Foto Ju

No Comments Yet
  1. Estoy completamente de acuerdo contigo , la vida la disfrutas más cuando con el único que tienes que quedar bien es contigo .
    A gozarla gordita , te quiero mucho .

  2. Generalmente las grandes expectativas son retos de comparación con los demás, entonces se percude el asunto. Por eso es cierto eso, aunque cliché, de que te superes a ti misma y a nadie más. Yo por eso no me enrolo en carreras de 1000K, porque compito conmigo mismo (habló el sacón).

Leave a Reply

Your email address will not be published.