Mi hijo ya tiene iphone

El día llegó desde la semana pasada mi teen ya tiene celular.
Antes manejaba un iPod pero nada que ver con ya tener un número de celular y Whatsapp.
Hasta eso se tardó, desde quinto de primaria algunos de sus compañeros ya tenían un celular igual o más moderno que el mío.
La presión fue en primero de secundaria en el que el 90% de sus amigos ya contaban con un teléfono móvil y no digamos de los aparatos, los más modernos. Pero por circunstancias actuales a mí ya me urgía que tuviera acceso a un número para que en una emergencia pudiera contactarme sin estar dependiendo de que si el celular de su papá tuviera pila o no.
Esta nueva forma de comunicarnos me encanta. Me mantiene informada tanto de cosas de su escuela como que se sacó 8 en física y 9.4 en matemáticas, saber si ya pasaron por ellos a la escuela o simplemente me manda una carita feliz.
Siento que en lugar de alejarnos nos va a mantener más en contacto.
Me encanta que ponga likes a mi instagram o al FB; lo siento cerca.
Pero eso representa para mí un reto sobre ¿Qué tipo de mensajes debo o no debo poner?
Esta rudo. Hay muchas frases o memes la verdad que se me antojan pero o son rudos o groseros.
Ya debo cuidar eso. Si voy a poner un comentario que sea siempre en positivo, cuidar que si estoy enojada y quiero explotar tanto FB como instagram no son los lugares para desahogarme.
Somos el ejemplo de nuestros hijos. Ellos nos observan y aprenden más de nuestras acciones que de nuestras palabras.
Debemos ser congruentes en todo.
No quisiera en el muro de mi hijo ver cómo se queja del mundo. Quiero ver que es alguien positivo, que busca soluciones y la forma de disfrutar todo lo mejor posible a pesar de estar en circunstancias adversas.
Las mamás de hoy tenemos que interactuar con nuestros hijos en vivo y en el mundo digital. Es lo que nos tocó vivir. Comprender que no podemos arrancarles la tecnología porque ya nacieron en y con ella.
Hay que enseñarles que los valores no se pierden en el mundo 2.0 al contrario que son más necesarios y que si hay algo que no le puedes decir al alguien en la cara no se escuden en mensajes detrás de la pantalla o celular.
No hablar o publicar fotos de otros que puedan afectarlos porque todo en este mundo digital se queda grabado y el que termina afectado también es quien sube eso a redes sociales.
Al final termina siendo parte importantísima la comunicación de frente o por mensajes. Como sea pero hay que estar al pendiente de estos niños tecnológicos.

No Comments Yet
  1. Yo estoy en esa misma etapa. Cuando mi flaca entro a 4to de primaria varios de sus compañeros comenzaron a tener celulares nosotros hablamos con ella y le explicamos entre otras cosas que no era el momento adecuado ademas implicaba responsabilidades. Que en el momento adecuado veríamos ese tema. Ahora que entro a la secundaria decidimos que era buen momento ya que para mi es esencial poder contactarla en caso necesario. Aunque durante clases no los pueden sacar el otro dia me aviso que saldria mas temprano. Una amiga y yo hacemos car pull entonces me avisa cuando vienen ya en camino. A sido una buena decisión darselo, le dimos un equipo algo viejito y que pudiera tener internet, ahora para navidad se lo cambiare porque anda que se descompone. Ademas le activamos en telcel onlife 100. Con eso anda comunicada 1mes y si se pasa no pasa nada, ya que al terminarse el saldo no hay mad gasto.

  2. Yo justo le acabo de dar a Sergi teléfono, solo que todo el tiempo lo tiene apagado… Creo que aún no era tiempo para él. Ahora está de viaje con su papá y quiero saber como esta y así y en 3 días a mis mil mensajes solo recibí un “chido” como respuesta… Eso sí, las redes sociales aún no se las permito.

Leave a Reply

Your email address will not be published.