Los médicos y otros cuentos

La semana pasada me hice varios estudios médicos para ver cómo estoy, a manera de chequeo general o check up, y además para aprovechar un seguro para el cáncer que #dicen que te pagan los exámenes cada año, ya les contaré si es cierto y qué tanto tienes que hacer para que te reembolsen.

Me acordé de mi asistente doméstica, chica que ayuda en la casa o como quieran llamarle para que sea políticamente correcto y que más bien podría ser como mi nana porque la conozco hace 40 años, que me dice: quiérete, como para enfatizar que hagas algo por ti mismo o por amor propio, que es el tema de la semana.

No soy muy afecta a ir a los médicos y solo voy cuando me estoy muriendo, tengo algún dolor o siento que la cosa es muy grave, y muchas veces de las que he ido no me resuelven el problema que tengo. Si me duele algo pues resulta que no tengo nada pero el dolor no se me quita, y hay que esperarse el tiempo que la naturaleza determine para que se quite ese dolor, o sea, es verdad que no tenía nada, y después de que el doctor te vio 5 minutos, pagaste 1,500 pesos, perdiste tiempo -porque cómo les gusta a los doctores darse a desear y te tienen esperando horas- te dicen que te vayas a tu casa, que no te preocupes y te da un medicamento de 1,000 pesos. Para evitarme eso, mejor no voy y espero a que el universo siga su curso y me cure por generación espontánea, al cabo que es lo mismo.

No estoy diciendo que todos los médicos son iguales, pero hay muchos que son unos mercenarios, primero no te respetan porque no te reciben a tiempo; si tienes una cita a las 4, acabas entrando a las 7 si bien te va, como están tan ocupados y con miles de pacientes, te atienden en 10 minutos, eso quiere decir que citaron a 5 personas a la misma hora, después de verte 5 minutos para decirte que te hagas no sé qué análisis y regreses a volver a pasar ese calvario, sales y te cobran 1,500 pesos y si quieres recibo pues te aumentan los impuestos. Yo entiendo que tienen que comer y vivir y ese es su trabajo, pero en una profesión donde lo más importante es la persona y su salud, deberían ser más considerados.

Lo peor es que ahora los hospitales les exigen a los médicos que ingresen cierto número de operaciones para poder seguir siendo parte del cuerpo médico del hospital, si eso no es negocio y mercantilismo, que me digan qué es. Por otro lado, los laboratorios, coludidos con los médicos, también hacen negocio, porque las farmacéuticas les regalan viajes y muchas otras cosas a los médicos para que receten sus medicinas, es por eso que se hacen tan famosas ciertas pócimas en determinados momentos y cuestan un ojo de la cara, y si se te ocurre decirle al doctor que te recete otra cosa, resulta que una diferente no te sirve, según ellos #EnSuMente, porque con que el medicamento tenga el principio activo de la fórmula es suficiente, y eso dicho por una química, no por mí.

Esas son las razones que me llevan a mí a no confiar en los médicos totalmente, les digo que hay de todo, pero en general eso he vivido, pero ni modo, voy a tener que seguir yendo a algún médico cuando sea necesario y aunque no confíe plenamente, no me queda de otra, estamos en sus manos.

No Comments Yet
  1. Eso sucede cuando vas con mercenarios, a cadenas o franquicias que dan atención médica y dental, es el reflejo de adoptar formas de E.U. y no una verdadera formación médica, por comprar un seguro médico de ese tipo es lo que se obtiene mala atención, y del costo ni quejarse, más llegan a gastarse con el estilista en un tinte, corte y tratamiento del cabello y no tuvo que estudiar en promedio d 7 a 10 años .

Leave a Reply

Your email address will not be published.