Alimentando huesos

Cuando era chica en casa siempre había pan y leche, de verdad, recuerdo esos días con mucha alegría, era un ritual visitar la panadería, escoger tu pan favorito y tomar antes de dormir un vaso de leche bien fría y tu pan.

Mi mamá hace unos años se cayó y se lastimó la rodilla; como tiene muchas escaleras su casa, se fue a vivir unas semanas a la mía y ví que seguía con la misma costumbre del café con leche y pan para cenar.

En una de las visitas al ortopedista le pregunté sobre la osteoporosis y si debía consumir calcio adicional, me dijo que con incluir dos porciones diarias de lácteos y consumir verduras de color verde oscuro ya estaba cubriendo las necesidades de calcio. Salió en la plática lo del café con leche y pan, a lo que me respondió que no era casualidad que mi mamá no se hubiera roto la pierna, rótula o cadera por la caída, sino que era ese hábito que le brindaba calcio el que la había protegido. El especialista nos hizo hincapié en tomar la leche sola ya que el café hace que el calcio no se absorba del todo, pero que aún así la constumbre de incluir porciones de calcio diariamente le había ayudado a mi mamá a tener huesos fuertes.

Ahora que lo pienso yo nunca me he roto ningún hueso, ni tampoco mis hijos y es que los hábitos alimenticios se heredan y aunque ya no visito tanto la panadería como cuando era pequeña, sigo dándoles a mis hijos diariamente de dos a tres porciones de lácteos.

Por ejemplo en la mañana no perdonan el licuado de leche con chocolate y plátano; para el lunch dos veces por semana les incluyo un yogurt para beber y a la hora de la comida o cena acompañan los alimentos con crema o queso.

Los momentos clave para el desarrollo de masa ósea son la niñez y la adolescencia pues la formación de hueso es más rápida que la reabsorción de hueso viejo, este ritmo continúa hasta los 25 años aproximadamente que es cuando se alcanza la densidad ósea máxima. En general la pérdida de tejido óseo comienza a los 40 años y en las mujeres aumenta la tasa cuando se detiene la producción de estrógeno (menopausia) pues éste tiene un efecto protector, en los hombres la pérdida es menor e inicia a los 50 años aproximadamente. El calcio es indispensable en el desarrollo del esqueleto y es esencial para la salud ósea a lo largo de la vida.

Teniendo una nena de 8 años que está en pleno crecimiento y un adolescente que hace ejercicio intenso más de 3 veces por semana es muy importante para mí que consuman todos los nutrientes que requieren diariamente. Y yo ya en los 40´s pues estoy comenzando a prevenir el desgaste incluyendo quesos frescos como el panela de LALA (una delicia) o su leche descremada.

La osteoporosis se puede prevenir incluyendo el consumo adecuado de calcio, vitamina D (salgan a tomar el sol 20 minutos diarios), proteínas que son las que forman los músculos y estos a su vez protegen los huesos y ejercicio regular, el mejor es el que incluye cargar peso, pues eso hace que la masa ósea aumente.

Cada etapa de la vida necesita requerimientos especiales pero proteger nuestros huesos que son el soporte real del cuerpo es vital; por eso tomo y les doy a mis hijos leche.

No Comments Yet
  1. Alguien alguna vez me dijo que los seres humanos somos la única especie que sigue lactando en la edad adulta… y piénsalo, ningún otro animal toma leche después de la infancia y menos leche de otra especie! Así que un día de plano dejé de tomar leche. Aunque estoy de acuerdo en que el calcio es indispensable para nuestro organismo pero no veo el por qué la leche de una vaca (o un burro o un caballo o un conejo…..) sea buena para el ser humano. Si ni siquiera seguimos lactando leche materna, menos de otra especie! Ahora sí que no estoy de acuerdo….

Leave a Reply

Your email address will not be published.