60 lecciones que da el divorcio

Un día como hoy, exactamente hace un año, firmé el divorcio. No es una fecha que vaya a celebrar pero hoy haciendo un recuento me di cuenta de muchas cosas que aprendí a lo largo de este año; mías y de otras mujeres que he conocido que se encuentran en la misma situación, ahí les van:

  1. No te mueres de desamor.
  2. Generalmente uno sufre más por lo que sufren los hijos (si es que los hay)
  3. La vida sigue.
  4. Los primeros días cuesta despertar (a veces las primeras semanas o los primeros meses).
  5. Quieres irte a la India a un retiro espiritual de un año.
  6. Recuerdas que tienes hijos y que poner kilómetros entre tu ex y tu no es opción.
  7. Te da pena decir que eres divorciada.
  8. Piensas y piensas en qué pudiste hacer para evitar el divorcio.
  9. Te torturas con las respuestas.
  10. Te sientes culpable.
  11. Sientes que estás cargando con el peso del mundo sobre tus hombros.
  12. Aceptas que tienes un problema y que solita no vas a salir a flote.
  13. Reconoces que necesitas ayuda (sabes que si no la buscas estás frita).
  14. Las amigas se convierten en tu mejor apoyo.
  15. Tu familia siempre te recibirá con los brazos abiertos.
  16. A veces duele más el ego que la ruptura en sí.
  17. No tienes por qué darle explicaciones a nadie del por qué te separaste.
  18. Eso de que tus amigas te harán a un lado por miedo a que les bajes al marido, no es cierto. Recuerda que estoy hablando de verdaderas amigas.
  19. Encontrarás ángeles en el camino que te ayudarán.
  20. Es cierto eso de que realmente conoces a la persona con la que te casaste hasta que te divorcias.
  21. Tratas de hacer un esfuerzo sobrehumano para poderte llevar con tu ex por el bien de los hijos.
  22. Muchas veces se te olvidará lo anterior.
  23. Vuelves a experimentar nuevas primeras veces (Ir al mecánico sola, ir a una boda sola, viajar sola, ir al cine sola, que te presenten a alguien, volver a sentir mariposas, volver a sonreír).
  24. Te darás de topes el haber dejado tu profesión para ser mamá de tiempo completo.
  25. Después valorarás y agradecerás el haberte podido quedar en casa con tus hijos el tiempo que duró.
  26. Tendrás que decirles a tus hijos que las circunstancias cambiaron, que los cambios duelen pero de la misma forma te hacen crecer.
  27. Te frustrará que aún no entienden lo anterior.
  28. Retomar tu profesión te hará sentir increíble e independiente.
  29. Escuchar a tus hijos que lloran por las noches porque extrañan tener a su papá cerca te parte el corazón.
  30. Estarás tentada a regresar con él ¨Por el bien de los chicos¨.
  31. A los 5 segundos reaccionas y exclamas: ¨Ni madres¨.
  32. Te das cuenta que no puedes obligar a nadie a hacer lo que no quiere y eso abarca desde ver a los niños hasta depositar la pensión.
  33. Desarrollar la aceptación se convierte en un deporte extremo.
  34. Conocerás personas que están en la misma situación o en otra peor.
  35. Agradeces no tener sus problemas.
  36. Comienzas a ser más paciente contigo misma.
  37. Compruebas que el tiempo es la mejor medicina para sanar un corazón herido.
  38. Te das chance de llorar, no te sientes víctima, recuerdas que es un proceso y duele.
  39. Te acostumbras a tu nueva vida y a esa libertad de no pedir opiniones (Y permisos para ver a tus amigas).
  40. Te sientes rara al no avisarle a nadie a dónde vas.
  41. Puedes ir a lugares nuevos, conocer a gente nueva.
  42. Vuelves a bailar (Mi ex sólo bailó el día de la boda y nunca jamás)
  43. Vuelves a cantar.
  44. Ahora entiendes a Paquita la del Barrio.
  45. Vuelves a soñar.
  46. Tus hijos aprenden a observar y se convierten en los peores jueces.
  47. Y tu aprendes que no puedes tapar el sol con el dedo y que tarde o temprano se dan cuenta de la realidad (Duele horrible)
  48. Decir la verdad te hará libre.
  49. No puedes ayudar a nadie que no quiera ser ayudado.
  50. Te conviertes en tu prioridad.
  51. Te cuidas más.
  52. Te ves más guapa.
  53. Duermes mejor (Nunca se extrañan los ronquidos).
  54. La gente te ve bien y se sorprende.
  55. Te sorprende que los demás se sorprendan al verte que estás bien.
  56. Agradeces que después de un año de altibajos son mayores las alegrías que las penas.
  57. Te das cuenta de que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.
  58. La palabra ¨Divorciada¨ ya no te espanta tanto.
  59. Y por último te das cuenta que el cuento de hadas que te contaron de chiquita es eso, un cuento, que la única persona que va a venir a rescatarte eres tú misma. Que los príncipes azules tampoco existen y que la única que tiene el control de tu vida eres tú. La única a la que puedes cambiar es a ti.
  60. Te felicitas porque sobreviviste este año, te das un abrazo y estás segura que el próximo será mejor.
No Comments Yet
  1. Wow Irene, me encantó, dices todo tan real que de verdad puedo sentir tus ganancias!!
    Felicidades!! Escribes padrisimo.

  2. Muy bien lo anterior pero no veo nada sobre la vida sexual de la divorciada y sobre retomar el amor creo que hay que profundizar en el tema. Digo también se libera en eso uno después del divorcio o no?

    1. Un día a la vez y un año a la vez. Sin prisas todo llega cuando tiene que llegar. Deja le doy una pensada y escribo sobre eso. Gracias por tu comentario

  3. Yo estoy en el proceso, me encanta lo que escribes porque me da esperanzas, pero veo que no está escrito desde la banca de quién abandonan. El decidió irse, yo había decidido luchar.

    1. Esto es a un año del divorcio y ya llevaba dos luchando pero hay una frase que leí y es muy cierta “no trates de forzar situaciones a tu medida, aplica para anillos, zapatos, ropa y relaciones; sino fluye busca otra para ti”
      Te mando abrazo, vas a estar bien!!! Gracias por leer

Leave a Reply

Your email address will not be published.